Mucho más que un partido de fútbol

Don Santiago Bernabéu, el presidente histórico del Real Madrid.

El partido que mañana jugarán el Real Madrid y el París Saint Germain (PSG) trasciende de lo que es un simple encuentro de fútbol para convertirse en el símbolo –para el que gane— de la hegemonía del fútbol mundial. El PSG es propiedad de un jeque que ha comprado muchas estrellas a precios desorbitados. El Madrid encarna los valores de equipo y club sólidos, forjados a fuerza de muchos años de trabajo bien hecho, con una cantera inagotable y con inversiones muy medidas y muy rentables. Es decir, que Madrid y PSG son como el agua y el aceite. Y está claro también, aunque ha habido alguna excepción, que el Real se crece en los momentos precisos y que la Champions Ligue es su competición. Una competición que precisamente fundó su presidente histórico, don Santiago Bernabéu, que lo fue hasta su muerte, a finales de los años setenta. Se están pagando cifras astronómicas por una entrada para este partido. El fútbol es pasión y el fútbol en directo es inenarrable. Estar en un estadio en un acontecimiento como este es recordado durante toda la vida, incluso el papel de una entrada física vale dinero y muchas terminan enmarcadas y colgadas en los hogares de los aficionados. Ya se sabe que el Madrid es mucho Madrid y que la Liga francesa es mucho más floja que la Liga española, pero hemos visto algunos partidos del PSG y lo hace bien, a pesar de su defensa de cartón. Tiene mejor delantera que defensa y aunque hasta ahora sus rivales han sido muy flojos, puede darle un susto al Real Madrid, en este momento –lo sigue siendo, tras ganar el Mundial de Clubes– el mejor equipo del mundo. Vamos a ver si el equipo español es capaz de jugarle al PSG como lo hizo durante el primer tiempo ante la Real Sociedad, el sábado pasado.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com