Nuevos derechos de los viajeros

Con el objetivo de “elevar el nivel de protección de los derechos de los viajeros”, el Consejo de Ministros ha remitido a las Cortes Generales el pasado mes de marzo la modificación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios en materia de viajes combinados y servicios de viaje vinculados, como consecuencia de la transposición de la Directiva (UE) 2015/2302 relativa a la citada tipología de viajes.

El cambio normativo entraría en vigor en plena temporada de verano, ya que la fecha límite para que los estados miembros lleven a cabo las modificaciones exigidas por Bruselas es el 1 de julio del presente ejercicio. En la práctica, esto supondría un duro revés para las empresas del sector, ya que, por ejemplo, los mayoristas publican sus catálogos en marzo o abril, siendo prácticamente imposible cumplir algunas de las nuevas exigencias incluidas en el texto.

La nueva regulación europea sobre los viajes y circuitos combinados obliga al sector a contar un aval o garantía para responder ante los viajeros en caso de insolvencia o quiebra o cuando el viaje combinado no se corresponde con lo contratado en la agencia. Así los “organizadores y minoristas tendrán que constituir una garantía para responder al cumplimiento de sus obligaciones y, especialmente, al reembolso de los pagos anticipados y la repatriación de los viajeros en caso de que se produzca su insolvencia”. La normativa pone la pelota en el tejado de las CCAA para que fijen si lo hacen a través de la creación de un fondo de garantía o de la contratación de un seguro, aval u otra garantía.

La reforma aprobada contempla además dos importantes novedades. Por un lado, los usuarios recibirán toda la información esencial sobre el viaje combinado antes de celebrar el contrato, existiendo unos formularios normalizados a nivel europeo para facilitar dicha información precontractual.

Por otro, regula, como novedad contractual, una nueva figura denominada servicios de viaje vinculados, que constituyen un nuevo modelo empresarial alternativo. El nuevo  marco legal aprobado contempla, como hace la citada Directiva Unión Europea, la nueva forma de contratación a través de Internet, “al tiempo que aumenta la transparencia, introduce nuevos conceptos y colma las lagunas legislativas existentes”. Un ejemplo de este último modelo de negocios sería el que con motivo de una compra de un billete de avión a través de internet, nos envían un enlace con una oferta de un hotel y clicleando en dicho enlace contratamos una estancia en el mismo. La diferencia con los viajes combinados es que estos se contratan habitualmente con el mismo empresario, mientras que los servicios de viaje vinculados se contratan siempre con diferentes empresarios. En este caso, la principal ventaja para los consumidores es que con este proyecto de ley el primer empresario con el que contratas, que actúa como facilitador de la segunda contratación, está obligado a constituir una garantía para la insolvencia de ambos servicios.

Las agencias de viaje tendrán nuevas normas que cumplir.

Las principales ventajas para los viajeros que contempla el anteproyecto se concretan en  que siempre tendrá conocimiento de un empresario responsable de la correcta ejecución de todos los servicios de viaje incluidos en el contrato. Se proporcionará a los viajeros un número de teléfono de emergencia o los datos de un punto de contacto donde puedan contactar con el organizador o en su caso con el minorista. Podrán ceder el viaje combinado a otra persona, con un preaviso razonable y, en su caso, con sujeción al pago de gastos adicionales. El precio del viaje combinado solo se podrá aumentar si se producen gastos específicos (por ejemplo, en los precios de combustible) y está expresamente estipulado en el contrato, y en ningún caso en los últimos 20 días anteriores al inicio del viaje combinado. Si el aumento del precio excede del 8% del precio del viaje combinado, el viajero podrá poner fin al contrato. Si el organizador se reserva el derecho de aumentar el precio, el viajero tendrá derecho a una reducción del precio si disminuyen los gastos correspondientes.

Podrán poner fin al contrato sin pagar ninguna penalización y obtener el reembolso completo de todos los pagos realizados si se modifica sustancialmente alguna de las principales características de los servicios del viaje combinado. Si el empresario responsable del viaje combinado lo cancela antes de su inicio, los viajeros tendrán derecho al reembolso de los pagos realizados y, cuando proceda, a una compensación. En circunstancias inevitables y extraordinarias, por ejemplo en caso de que en el lugar de destino existan graves problemas de seguridad que puedan afectar al viaje combinado, los viajeros podrán poner fin al contrato antes del inicio del viaje combinado sin pagar ninguna penalización.  Además se establece un periodo de desistimiento de 14 días si has comprado el viaje fuera del establecimiento mercantil. Y tendrán derecho al reembolso del dinero en 14 días cuando se ponga fin al contrato.

munguia@munguiaabogados.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com