Los anti madridistas, de luto

Lucas Vázquez fue el mejor en el Alliance Arena./Real Madrid. C.F.

  • El equipo de Zidane dio un gran paso hacia la final de Kiev

Hay un equipo hecho para la Champions y este es el Madrid. Su coqueteo con la competición mejor del mundo no tiene fronteras. Ayer volvió a ganar en el Alliance Arena (1-2) a un desconcertado Bayern de Munich, que se rindió a la superioridad del equipo que viste de blanco. Y eso que empezó marcando el equipo alemán, en un nuevo fallo de Keylor Navas, que se reivindicó en la segunda parte, pero que no es portero para el Real Madrid. Parece que el atlético Oblak espera detrás del escenario. Los futbolistas dirigidos por Zidane dieron un paso importante hacia la final de Kiev, pero no deberán descuidarse en el partido de vuelta. Habrán escarmentado con lo que ocurrió ante la Juventus, que a punto estuvo de dar un susto al equipo madridista. El mejor del partido fue Lucas Vázquez, que corrió un kilómetro más que el resto de los jugadores. Robben, Boateng y Carvajal se tuvieron que retirar por lesiones musculares y el mejor del Bayern Munich fue Ribery, que corrió como un jugador de 25 años cuando ha cumplido 35. Los goles del Madrid los marcaron Marcelo, de una volea impresionante desde fuera del área, y Asensio, este en la segunda mitad, en un contrataque fulgurante con su compañero Lucas Vázquez, que acabó jugando de lateral derecho y secando finalmente a Ribery cuando se lesionó Carvajal. No fue la noche de Cristiano, muy solo durante todo el partido, y Zidane dio entrada, al final –30 minutos– a Benzema, para que ayudara al madeirense en el ataque. Hizo un par de jugadas el francés y estuvo a punto de marcar. A Cristiano le anularon un gol, en la segunda mitad, por mano, y lo fue. Hubiera sido la guinda a un encuentro que marca la senda de la final de la Champions y que si el Madrid consigue llegar a ella y ganarla volverá a hacer historia. Heynckes dijo que el Madrid había tenido mucha suerte y la prensa alemana elogia el sacrificio y la pegada del equipo de Zidane, que dejó en el banquillo a Gareth Bale, pero le dio minutos a Kovacic. Isco se quedó en el vestuario al descanso por un golpe en un hombro y fue sustituido por Asensio, que hizo un excelente partido. El holandés Bjorn Kuipers arbitró el partido y rondó la perfección, con una gran personalidad y acertando en todas sus decisiones. Los alemanes reclamaron penaltis en algunas acciones del match, pero en ninguna lo fueron realmente. El gol anulado a Cristiano, una decisión justa del colegiado. El Madrid espera al Bayern en el Bernabéu dentro de seis días, con la ventaja de haber marcado dos tantos en campo contrario, que es algo muy sustancial, aunque no definitivo en estas eliminatorias de muchos goles. El próximo miércoles juegan Roma y Liverpool en el Olímpico de la Ciudad Eterna, con la ventaja del equipo inglés por 5-2 en el estadio de Anfield Road. Vamos a ver lo que ocurre en estas vueltas apasionantes. En el camino de la final. Los anti madridistas están de luto, porque casi todos son del Barça y el Barça no da una en Europa. Le gana hasta la Roma.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com