Mucha más droga de la que parece

La reciente aprehensión de media tonelada de cocaína a bordo de un yate en el puerto de Garachico, llevada a cabo por miembros de la UDYCO, viene a demostrar que las islas son una plataforma de los narcotraficantes internacionales y que en este Archipiélago el consumo de esa sustancia es más importante y está más extendido de lo que creemos.

No es casualidad que en el caso que nos ocupa estén presuntamente implicados dos vecinos de Icod de los Vinos que, al parecer, recogieron la mercancía de un barco nodriza que navegaba en aguas cercanas al norte de Tenerife y que seguramente irá repartiendo fardos por distintos puntos del Océano Atlántico.

Mucho trabajo y escasos medios tienen el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil en este Archipiélago, por lo que Canarias se ha convertido desde hace unos cuantos años en una especie de zona franca para quienes trafican entre América y Europa, y no es de extrañar que parte de esos cargamentos se queden en la islas para el consumo interno que, como digo, está mucho más extendido de lo que parece a simple vista.

Una vista del nuevo puerto de Garachico./Diario de Avisos.

Hace un tiempo, la coca era consumida por una “elite” social en fiestas de lujo privadas y por determinados altos ejecutivos y algunos miembros de la clase política, pero es sabido que en los últimos años se ha extendido su consumo a otras capas sociales, como droga de moda a pesar de su elevado precio y de ser adulterada continuamente en su proceso de “comercialización y distribución” en pequeñas dosis.

Estamos ante un grave problema social que no sé por qué razones e intereses se quiere ocultar.

Para conocer la gravedad del asunto, solo basta peguntar a personas que pertenecen a equipos especializados de rehabilitación de consumidores de cocaína y/o a un médico amigo que trabaje en el servicio de urgencias de un hospital público de las islas. Y no diré más.

pacopego@hotmail.com

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com