Quim Torra, casi nadie

La política catalana parece haber despertado de esa larga siesta sin sobresaltos. El culpable no ha sido otro que el señor Puigdemont al anunciar desde Alemania la designación de un nuevo candidato que pocos se esperaban: Quim Torra.

Puigdemont no ha tenido más remedio que designar a un candidato “limpio” para sustituirse a sí mismo al frente de la Generalitat de Catalunya  pero asegurándose una vez más, en la persona del elegido Quim Torra, la continuidad del espíritu independentista que siempre han caracterizado tanto al PDeCAT como a JxCat, además de Esquerra Republicana de Catalunya y, de paso, librarse así de la presión ejercida durante tantos meses por el artículo 155 de la Constitución.

Quienes no parecen tenerlo tan claro, a juzgar por las opiniones filtradas de algunos de sus miembros, son los representantes de la CUP en el Parlamento catalán; de lo que se desprende que el candidato ofrecido por Puigdemont podría no llegar a alcanzar la categoría de Muy Honorable Presidente de la Generalitat, si aquellos no se pusieran de acuerdo con el resto de independentistas hoy domingo en el Parlamento.

El sábado, momento en que escribo, tendrá lugar la sesión de investidura y cuyo resultado habría de ser por mayoría. Es decir, sumar 68 escaños de los 135. Pero ello no ocurrirá habida cuenta que la CUP no lo permitirá, tal y como ya ha dado a conocer a los medios, por lo que habría que esperar entonces hasta el próximo lunes para que por mayoría simple (66 escaños) prosperara la candidatura de Torra pero siempre y cuando la CUP se abstuviera.

En cualquier caso, la CUP habrá de celebrar otro consejo político para tratar de dilucidar si rechaza o avalará hoy domingo la candidatura de Quim Torra a presidente, con lo que este fin de semana la incertidumbre parece estar servida.

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com